Blog

Para encontrar el Norte (5/…) ¿Qué diferencia al cristianismo de otras religiones?

Para encontrar el Norte (5/…) ¿Qué diferencia al cristianismo de otras religiones?

El hombre es un buscador, pero necesita una brújula para encontrar su norte.
Desde el principio se hace preguntas sobre cuestiones decisivas: sobre la vida y la muerte, el futuro y el destino, el sentido, y en el fondo sobre Dios. Y resulta que Él ha salido antes al paso y ofrece las respuestas-brújula. Buscamos muchos “cómo” y muchos “porqué”, aunque deberíamos preguntarnos más el “para qué”, es decir, el sentido y la finalidad de lo que nos ocurre.
En estas entregas las preguntas de la vida son formuladas por Barto, en recuerdo de aquel Bartolomé que preguntó al Señor ¿de qué me conoces?, alternando con Lidia aquella que recibió la luz de la fe escuchando a Pablo: la primera mujer cristiana de Europa que supo transmitir luego a su casa y a sus amistades. Las respuestas vienen de Pedro, que sabe dar razón de la esperanza cristiana como pedía a los primeros cristianos aquel pescador de Galilea.
Las respuestas no pretenden exponer todos los aspectos de la fe cristiana o de las paradojas humanas sino los más elementales, a fin de impulsar un comportamiento sensato y cristiano en una sociedad antropocéntrica que se olvida de Dios, de Jesucristo, y del Evangelio proclamado por la Iglesia. Comencemos pues a preguntar y a responder.

Barto:

Me pregunto muchas veces, ¿qué diferencia al cristianismo de otras religiones?
Pedro:
-Los hombres suelen creer en Dios, no importa cómo lo imaginen, pero se preguntan: ¿por qué no se manifiesta más claramente?, ¿cómo podemos saber lo que quiere de nosotros?, ¿dónde encontraremos su voz? Pues bien, sólo Dios puede decir la palabra recta y plena sobre sí mismo, sobre vuestra condición y vuestro futuro. De hecho, así ha ocurrido en la historia desde la manifestación a Adán y Eva: «Muchas veces y en muchas maneras habló Dios en otro tiempo a nuestros primeros padres por ministerio de los profetas; últimamente, en estos días, nos habló por su Hijo» (Hebreos 1,1-2).
Piensa que los hombres tenéis un solo origen y un mismo fin que buscáis por diversos caminos, aunque no todos son adecuados o conformes con los planes de nuestro Dios. De hecho, hay una sola Revelación divina, pero muchas religiones muy distintas entre sí. Las diversas vicisitudes históricas a partir del pecado de origen de Adán y Eva, vuestros primeros padres, así como la debilidad humana y la dificultad para encontrar la verdad pueden explicar esta diversidad que impide considerar igualmente verdaderas a todas las religiones. Dios es amor y rico en misericordia y no quiere que los hombres y mujeres andéis como a tientas buscando la verdad; por eso se ha manifestado a lo largo de la historia dándose a conocer progresivamente hasta que, superados los tiempos de la ignorancia, «al llegar la plenitud de los tiempos, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la Ley, para rescatar a los que estaban bajo la Ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos» (Gálatas 4,4-5).

Entre las grandes religiones que, de menos a más, progresan hacia la verdad se encuentran las orientales como el hinduismo, el budismo, y el sintoísmo que no tienen carácter monoteísta o creencia en un solo Dios. Si te parece, y adelantándome a tus preguntas por una vez, trataremos ahora acerca del judaísmo, donde entroncará el cristianismo, y del islam porque tienen un tronco común y son claramente monoteístas.

Jesús Ortiz
efficitur. id, sit adipiscing lectus libero