Archive for the 'Noticias del mundo' Category

Amazonia: evangelizar, no discutir el celibato

Un solo punto del documento preparatorio del Sínodo de la Amazonia, que se celebrará del 6 al 27 de octubre en Roma, ha acaparado la atención del público. Se trata de la idea de ordenar hombres casados para aliviar la escasez de sacerdotes en esas tierras. ¿Sería una buena solución? No lo ve claro Martín Lasarte, misionero salesiano y padre sinodal, para quien el Sínodo tiene asuntos más apremiantes que abordar.

El P. Lasarte, uruguayo, ha trabajado en misiones de África y es miembro del equipo mundial de animación misionera de la Congregación Salesiana, que tiene 47 comunidades religiosas en la región del Amazonas, 25 de ellas en zonas rurales o de selva. El pasado 23 de septiembre tuvo una sesión de trabajo con expertos y periodistas en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz (Roma), para hablar del próximo Sínodo.

Sobre la posible ordenación sacerdotal de viri probati dijo que es una cuestión válida para estudiar. “El problema básico no radica en el tema en sí, sino en la oportunidad y motivación para tratarlo en el sínodo, teniendo en cuenta la situación actual”.

“Al lanzar el sínodo, el Papa indicó dos caminos de trabajo: el tema de la evangelización en esta región y el tema de la ecología integral”

Primero, “la cuestión de la ordenación sacerdotal de los hombres casados, como opción pastoral normal, compromete fuertemente a toda la Iglesia católica”. Así, “cuando se dice que es solo para las comunidades aisladas de la selva, se olvida el dogma de la ecología integral: Todo está interconectado”. Por eso, “no parece constructivo que una región de la Iglesia, aunque esté en comunión con Pedro, intente dar un paso de forma individual”.

Cabe, desde luego, cambiar la disciplina, pero “es esencial tomar decisiones en comunión sinodal”, sin que todas las Iglesias particulares hayan de “verse obligadas a cambiar la preciosa tradición del celibato sacerdotal vivida en la Iglesia occidental durante 1.700 años”. Son una invitación a la cautela “las fracturas que se han producido en las Iglesias anglicanas al tomar decisiones ‘occidentales’ sobre problemas morales, contrarias a los sentimientos de las Iglesias africanas y asiáticas”.

Los dos grandes temas del Sínodo

En segundo lugar, el P. Lasarte recordó la finalidad de la asamblea. “Al lanzar el sínodo, el Papa indicó dos caminos de trabajo: el tema de la evangelización en esta región y el tema de la ecología integral”. Ambos comprenden múltiples aspectos: la relación entre anuncio y promoción humana, la inculturación del Evangelio, la migración de jóvenes a la ciudad, la población marginada en las periferias de las grandes ciudades amazónicas, la expansión de grupos protestantes, el respeto al medio ambiente y a las culturas indígenas…

“Dado que el Sínodo tiene una agenda tan rica –anotó el P. Lasarte–, si el tema de la ordenación de casados se pusiera en primer plano, no haría un buen servicio al Sínodo mismo. Desde el punto de vista mediático y eclesial, crearía un clima de fuerte controversia y polarización, que no serviría de nada a los pueblos indígenas que viven en la Amazonía, ni a la evangelización ni al urgente y delicado problema de la crisis ecológica”.

Clericalismo

En tercer lugar, el P. Lasarte cuestionó la razón de fondo que se suele dar para ordenar sacerdotes no célibes: suplir la escasez de ministros. A su juicio, “el enfoque del problema en estos términos adolece de un enorme clericalismo”. Se concibe “una Iglesia con poco o ningún protagonismo y sentido de pertenencia de los laicos”. Por eso, dijo, “tengo la impresión de que se quiere clericalizar a los laicos”, cuando lo prioritario es lograr “una Iglesia de protagonistas bautizados, de discípulos y misioneros”.

En cambio, “una visión ‘funcional’ del ministerio que no revitalice a toda la comunidad cristiana como protagonista de la evangelización, aunque haya ordenado a casados, no resolverá el problema: el compromiso bautismal cristiano seguirá siendo el mismo”. El P. Lasarte recordó, a este propósito, la experiencia en algunos países de misión. La Iglesia en Corea nació gracias a un laico, bautizado en China, y durante su primer medio siglo de vida, hasta 1835, se extendió solo con laicos, hasta que pudo haber presencia estable de sacerdotes.

También en Japón la Iglesia católica se mantuvo viva más de doscientos años sin sacerdotes, en comunidades que contaban con catequistas, bautistas y predicadores, todos laicos. “Es interesante el consejo que los cristianos guardaron hasta la llegada de los nuevos sacerdotes en el siglo XIX: la Iglesia volverá a Japón y ustedes lo sabrán por estos tres signos: los sacerdotes serán célibes, habrá una imagen de María y obedecerán al Papa de Roma”.

El propio P. Lasarte fue testigo de un caso similar en Angola. “Una vez finalizada la guerra civil en 2002, pude visitar comunidades cristianas que, durante treinta años, no habían celebrado la Eucaristía, ni visto a un sacerdote, pero permanecían firmes en la fe y eran comunidades dinámicas, dirigidas por el catequista –un ministerio fundamental en África– y otros ministros: evangelizadores, animadores de la oración, trabajo pastoral con mujeres, servicio a los más pobres. Una Iglesia viva y secular en ausencia de sacerdotes”.

Dónde no faltan vocaciones al sacerdocio

Así, intentar remediar la escasez de sacerdotes ordenando a hombres casados puede ser como poner el carro delante de los bueyes, pues de las comunidades cristianas fervorosas, con laicos activos, surgen vocaciones. En palabras de Francisco: “Incluso en las parroquias donde los sacerdotes no son muy comprometidos y alegres, es la vida fraterna y ferviente de la comunidad la que despierta el deseo de consagrarse enteramente a Dios y a la evangelización, sobre todo si esta animada comunidad ora insistentemente por las vocaciones y tiene el valor de proponer a sus jóvenes un camino de especial consagración” (Evangelii gaudium, 107).

“la Iglesia se ha convertido en un gran proveedor de servicios (salud, educación, promoción, defensa…)”, pero ha hecho poco como “madre de la fe”

El P. Lasarte ofreció algunos ejemplos. Entre el pueblo quet de Guatemala, a pesar de la escasez de sacerdotes, hay vocaciones sacerdotales indígenas e incluso se han fundado congregaciones religiosas femeninas y masculinas. Los católicos del noroeste de la India, que vivieron aislados durante siglos, han pasado de un millar en 1923 a 1,6 millones hoy, con 1.600 sacerdotes, de los que la mitad son autóctonos. Lo mismo se puede decir de la zona del río Congo, Vietnam, Indonesia, Timor Oriental Oceanía…

“¿Cómo es posible que pueblos con tantas riquezas y semejanzas antropológicas y culturales con los pueblos amazónicos (…) hayan hecho florecer comunidades cristianas y vocaciones sacerdotales, mientras que en algunas partes de la Amazonia, después de 200, 400 años, hay una esterilidad eclesial y vocacional? Hay diócesis y congregaciones que han estado presentes durante más de un siglo y que no tienen una sola vocación local indígena”.

A veces se ha dicho, anota el P. Lasarte, que los pueblos amazónicos no entienden el celibato. Pero eso mismo se dijo ya con respecto a la India, Oceanía y África. Habría que revisar más bien cómo se ha hecho la evangelización.

Autocensura misionera

Según el P. Lasarte, en distintas partes de América Latina, en particular en el Amazonas, “hay un gran conservadurismo en varias Iglesias y estructuras eclesiales. No me refiero solo a los tradicionalistas preconciliares, sino a las líneas pastorales, mentalidades arraigadas en 1968 y en la década 1970-1980”. El P. Lasarte recuerda la conmoción que produjo la famosa Declaración de Barbados (1971), redactada por un grupo de antropólogos, donde se afirmaba que “la Buena Nueva de Jesús era una mala noticia para los pueblos indígenas”.

De aquella provocación surgió un diálogo enriquecedor entre misioneros y antropólogos. “Pero en otros lugares cayeron en la autocensura, perdiendo la ‘alegría de evangelizar’ (Evangelii gaudium, 1-13). Recuerdo casos de monjas que decidieron no proclamar a Jesucristo, ni hacer catequesis, ‘por respeto a la cultura indígena’. Se limitarían al testimonio y al servicio. Veinte años después, cuando los grupos evangélicos llegaron a las comunidades indígenas, preguntaron al sacerdote de la misión si no sería apropiado hablar también de Jesús. La respuesta del sacerdote fue: ‘Era hora, hermanitas, de decir algo sobre Jesús’”.

Iglesia proveedora de servicios

Ciertamente, dijo el P. Lasarte, “el compromiso social de la Iglesia, en la opción evangélica por los más pobres, ha sido y es una enorme riqueza, que se ha materializado en muchas iniciativas a favor de la salud, la educación, la defensa de los derechos humanos, la defensa de las tierras indígenas (…) El problema surge cuando este tipo de actividad absorbe el resto de la vida y el dinamismo de la Iglesia”. Por ejemplo: “En más de un lugar he escuchado expresiones de este tipo por parte de los agentes pastorales: ‘Cuando la gente necesita servicios, viene a nosotros (Iglesia católica), pero cuando buscan sentido a sus vidas, van a otros’ (evangélicos, etc.)”.

“Incluso la predicación, a veces, (…) se ha centrado excesivamente en cuestiones sociales (…). Una predicación fuertemente marcada por el ‘moralismo social’, con temas y dinámicas a veces fuertemente cargadas de ideología y reduccionismo sociológico, no ha sido capaz de tocar las fibras del corazón popular”.

De ahí deduce el P. Lasarte: “La enorme hemorragia de los católicos, en la Iglesia latinoamericana, hacia la constelación de las Iglesias Evangélica y Nueva Pentecostal, se debe sin duda a varios factores (…), pero ciertamente la falta de una pastoral mucho más ‘religiosa’ y menos ‘sociológica’ ha tenido una gran influencia”. Pues en esos movimientos religiosos las gentes encuentran “una acogida fraterna y cálida”, “un fuerte sentido de pertenencia”, “un ‘sentido’ y un acompañamiento para sus vidas”. Así, “la Iglesia se ha convertido en un gran proveedor de servicios (salud, educación, promoción, defensa…)”, pero ha hecho poco como “madre de la fe”.

“Una comunidad cristiana que no genera vocaciones sacerdotales y religiosas es una comunidad afectada por alguna enfermedad espiritual”

A juicio del P. Lasarte, ahí se ve un grave error que ha “hecho estéril nuestro trabajo pastoral, causando deforestación espiritual”. Y tal actitud aún persiste. “Visité una diócesis, donde a principios de los años 80, el 95% de la población era católica, y hoy son el 20%. Recuerdo el comentario de uno de los misioneros europeos que sistemáticamente ‘desevangelizó’ la región: ‘No favorecemos la superstición sino la dignidad humana’. Creo que todo está dicho”.

La verdadera novedad

En fin, el gran problema no está en “las presiones culturales del ambiente dominante, sino en el hecho de que una Iglesia se seculariza a sí misma, cuando sus agentes pastorales interiorizan la dinámica de una mentalidad secularizada: la ausencia o una manifestación muy tímida de la fe, casi pidiendo perdón”.

La esterilidad vocacional es consecuencia de esas opciones pastorales. “Nadie deja todo para ser animador social, nadie da su vida a una ‘opinión’; nadie ofrece lo absoluto de su vida a algo relativo, sino solo al Absoluto de Dios. Cuando esta dimensión teológica y religiosa no es evidente, clara y viva en la misión, nunca habrá opciones para el radicalismo evangélico, que es una indicación de que la evangelización ha tocado el alma de una comunidad cristiana”. Será “imposible apreciar el fecundo valor espiritual y pastoral del celibato sacerdotal como don precioso de Dios y de la total y sublime disposición de amor y servicio a la Iglesia y a la humanidad”.

“Una comunidad cristiana que no genera vocaciones sacerdotales y religiosas es una comunidad afectada por alguna enfermedad espiritual. Podemos ordenar viri probati y más, pero los problemas básicos permanecerán: una evangelización sin Evangelio, un cristianismo sin Cristo, una espiritualidad sin el Espíritu Santo”.

En definitiva, dijo el P. Lasarte: “Las auténticas vocaciones sacerdotales solo existirán cuando se establezca una relación auténtica, exigente, libre y personal con la persona de Cristo. Tal vez sea muy simplista, pero, en mi opinión, el ‘nuevo camino’ hacia la evangelización de la Amazonía es la novedad de Cristo”.

 

ACEPRENSA  (2.OCT.2019)

A Jèrôme Lejeune no le concedieron el Premio Nobel por ser provida (I/II)

Jérôme Lejeune nació en París en 1926. Estudió medicina y a los 32 años de edad, en 1958, publicó su descubrimiento sobre la causa del síndrome de Down, la trisomía 21. Este descubrimiento le valió ser galardonado con el prestigioso premio Kennedy en 1962.

Ver vídeo pinchando: AQUÍ

En ese mismo año, fue designado como experto en genética humana en la Organización Mundial de la Salud (OMS) y en 1964 fue nombrado Director del Centro nacional de Investigaciones Científicas de Francia y en el mismo año se crea para él, en la Facultad de Medicina de la Sorbona, la primera cátedra de Genética fundamental.

El Dr. Jérôme Lejeune era reconocido por todos, tanto por su fidelidad a la Iglesia como por su excelencia como científico. Se esperaba que recibiera el Premio Nobel. Pero en 1970 se opuso firmemente al proyecto de ley de aborto terapéutico de Francia. Esto causó que cayese en desgracia ante el mundo progresista. Prefirió mantenerse en gracia ante la verdad y ante Dios: matar a un niño por estar enfermo es un asesinato. Siempre utilizó argumentos racionales fundamentados en la ciencia.

Llevó la causa pro vida a las Naciones Unidas. Se refirió a la Organización Mundial de la Salud diciendo: “he aquí una institución para la salud que se ha transformado en una institución para la muerte”. Esa misma tarde escribe a su mujer y a su hija diciendo: “Hoy me he jugado mi Premio Nobel”. Tenía razón, ya que nunca se lo dieron. No querían a un científico que se opusiera a la agenda abortista.

Lejeune también rechazó los conceptos ideológicos que se utilizan para justificar el aborto, como el de “pre-embrión”.

Juan Pablo II reconoció la excelencia del Dr. Lejeune nombrándolo Presidente de la Pontificia Academia para la Vida, el 26 de febrero de 1994. Murió el 3 de abril del mismo año, un Domingo de Pascua.

Con motivo de su muerte, Juan Pablo II escribió al Cardenal Lustinger de Paris diciendo: “En su condición de científico y biólogo era un apasionado de la vida. Llegó a ser el más grande defensor de la vida, especialmente de la vida de los por nacer, tan amenazada en la sociedad contemporánea, de modo que se puede pensar en que es una amenaza programada. Lejeune asumió plenamente la particular responsabilidad del científico, dispuesto a ser signo de contradicción, sin hacer caso a las presiones de la sociedad permisiva y al ostracismo del que era víctima”.

El 22 de agosto de 1997, el Papa Juan Pablo II quiso acercarse al cementerio de Chalo-Saint-Mars, para orar ante el sepulcro del Dr. Lejeune. Cuando su esposa agradeció a Juan Pablo II ese gran gesto, el Papa le respondió: “Señora Lejeune: doy gracias a Dios por todo el bien que hizo su esposo, y por haber podido realizar hoy aquí mi deseo de rendirle homenaje”. La sintonía con el Papa Juan Pablo II era bien conocida. El día en que Juan Pablo II sufrió un atentado, el 13 de mayo de 1981, habían almorzado juntos el Papa y el matrimonio Lejeune. Cuando la pareja regresó en avión a su país, se enteraron del atentado y el Dr. Lejeune cayó enfermo. Curiosamente, fue dado de alta el mismo día en que el Pontífice dejó el hospital.

El doctor Jérôme Lejeune fue invitado por el Senado de Francia tres años antes de su muerte, para que ofreciese su documentada opinión sobre el tema del aborto. Una de las opiniones fuertemente arraigada en dicha cámara, era la que sostenía que hay embarazos que deben ser interrumpidos, cuando los antecedentes o el pronóstico parecen ser irreversiblemente malos. Cuando se le otorgó la palabra al Dr. Lejeune, planteó un caso: “Tenemos un matrimonio en el que el marido es sifilítico terciario incurable, y además decididamente alcohólico. La mujer está desnutrida y sufre tuberculosis avanzada. El primer hijo de esa pareja muere al nacer; el segundo sobrevive, pero con serios defectos congénitos. Al tercer hijo le ocurre lo mismo y se le suma el hecho de ser infradotado mentalmente. La mujer queda embarazada por cuarta vez. ¿Qué aconsejan ustedes hacer en un caso así?”. Un senador del bloque socialista manifestó categóricamente que la única solución para evitar males mayores, era practicar un “aborto terapéutico” inmediato. Lejeune hizo un largo y notorio silencio; bajó la cabeza por unos segundos en medio de su expectante mutismo; volvió a alzarla y dijo: “Señores Senadores, pónganse de pie, porque este caballero acaba de matar a Ludwig van Beethoven”.

En la XIII Asamblea General de la Pontificia Academia para la Vida, el 25 de Febrero de 2007, se anunció la apertura de la causa de beatificación del Profesor Jérôme LeJeune.

El 11 de abril de 2012, en la catedral de Notre-Dame, la diócesis de París celebró el final de la encuesta diocesana de la causa de beatificación y canonización de Jérôme Lejeune.

 

Web Católico de Javier

Miles de personas marchan en Madrid por la vida y denuncian los «eufemismos y mentiras» del aborto

Miles de personas participaron en la manifestación Sí a la Vida que tuvo lugar este domingo en Madrid (España) bajo su característico color verde. La marcha recorrió la calle de Serrano hasta la Puerta de Alcalá, donde varias personas ofrecieron su testimonio sobre el aborto y se leyó un manifiesto de las organizaciones convocantes.

Ver vídeo pinchando: AQUÍ

Alicia Latorre, presidenta de la Federación Española de las Asociaciones Provida y coordinadora de esta manifestación, declaró a ACI Prensa que a pesar de que esta marcha se convoca todos los años cada edición se realiza con “una ilusión renovada”. Lamentó que la sociedad se esté acostumbrando al “drama del aborto”, un “debate que no dejaremos que se cierre hasta que haya una ley respetuosa que defienda la dignidad de todas las personas”. También alertó de la “amenaza de la eutanasia, la gestación subrogada y el negocio consolidado de la anticoncepción”.

Recordando que el día anterior una manifestación masiva había recorrido las calles de Buenos Aires, Latorre elogió “la valentía de tantos hispanoamericanos que están peleando para que no se introduzcan las leyes del aborto en su país”. “Unidos somos más fuertes y hay que poner la luz de la verdad sobre la mesa y estar muy atentos a las estrategias de la cultura de la muerte, a sus presiones y a su violencia”, dijo.

ReligionenLibertad. Martes, 26 de marzo de 2019   

La Federación “One of Us” alerta sobre la crisis de valores en Europa

La Federación Europea “One of Us” ha dado un nuevo paso para impulsar la defensa de la vida en Europa. Si en los últimos años se ha esforzado por dar continuidad al empuje que hizo posible la iniciativa ciudadana contra la destrucción de embriones humanos, finalmente frustrada por una Comisión Europea en funciones, ahora ha presentado una plataforma cultural con la que quiere incentivar el debate sobre cuestiones éticas.

La presentación del nuevo think tank tuvo lugar el sábado 23 de febrero, en la sede del Senado francés, en el Palacio de Luxemburgo. Entre otras figuras destacadas, participaron en el acto los filósofos Rémi BragueThibaud Collin y Olivier Rey, el politólogo Pierre Manent, la periodista Marguerite A. Peeters, la fisicoquímica Assuntina Morresi, la secretaria de Estado para la familia y la juventud de Hungría   Katalin Novák, el exministro y exeurodiputado Jaime Mayor Oreja, presidente de la Federación “One of Us”…

Las prioridades de la plataforma figuran en el manifiesto Por una Europa fiel a la dignidad humana, redactado por Brague a partir las conclusiones de una jornada de reflexión organizada por la Universidad Católica de Valencia: “Nuestros esfuerzos se orientarán a un despertar de la conciencia europea, basada en el patrimonio común espiritual y cultural que ha forjado Europa y en una lealtad común ante los derechos fundamentales de la persona. Perseguimos la reforma de la opinión pública y, para ello, tomaremos posición ante todos los asuntos relevantes que se planteen tanto en la vida política como en los debates entre ciudadanos”.

Para favorecer ese despertar de la conciencia y la opinión pública europeas, los intelectuales que se adhieran al think tank trabajarán desde una posición no partidista. El objetivo de los impulsores de la iniciativa no es hacer política, sino favorecer la reflexión y el debate sobre una serie de asuntos en los que Europa se juega su futuro. De ahí la importancia que otorgan al diagnóstico de una crisis a la que los analistas europeos llevan años poniendo diversos rostros.

Rehumanizar el progreso

“Desde hace muchos siglos –dice el manifiesto–, Europa vive de la fidelidad a una triple herencia recibida: la filosofía griega, el derecho romano y las religiones provenientes de la Biblia: el judaísmo y el cristianismo. A ella cabría añadir dos creaciones propias de Europa: la ciencia moderna y el reconocimiento de las libertades fundamentales. (…) La grandeza de Europa, su condición de maestra de pueblos y naciones, deriva de esta triple herencia y de sus dos grandes creaciones”.

“Nuestros esfuerzos se orientarán a un despertar de la conciencia europea, basada en el patrimonio común espiritual y cultural que ha forjado Europa

La “profunda crisis moral” por la que atraviesa Europa deriva, según el texto, “del deterioro de estos cinco elementos constitutivos de su identidad”. Y entre sus síntomas principales están: “La baja tasa de natalidad, la crisis de la familia y del matrimonio; la negación de la propia identidad cultural de Europa y de los elementos que la constituyen; el auge del relativismo y el multiculturalismo; los ataques a la libertad de conciencia y de expresión; la negación del sentido de la vida y de la objetividad de los principios y reglas morales; la aceptación social del aborto, la eutanasia y otros atentados contra la dignidad de la vida humana; la ideología de género y ciertas formas de feminismo radical; las injusticias, como la miseria, la degradación del medio ambiente, las guerras o la explotación infantil; la negación del sentido del sufrimiento, considerado como el supremo mal; el ocultamiento de la muerte; el desprecio de la persona como ser único y responsable, la expansión del ateísmo. En suma, la deshumanización del hombre”.

En consonancia con este diagnóstico, el manifiesto proclama como áreas de estudio prioritarias de la plataforma: la afirmación del derecho a la vida, desde la concepción hasta la muerte natural; la protección de la familia basada en el matrimonio de hombre y mujer, así como la difusión de una antropología que parta de la condición sexuada del ser humano; el fomento de la natalidad; la defensa de la libertad de pensamiento, expresión y educación; la afirmación de la reproducción natural y la adopción, frente a la gestación subrogada y las técnicas de fecundación in vitro; y la mejora de las condiciones de vida que no comprometen la dignidad humana, como sí hacen los proyectos transhumanistas a favor de la edición genética de los embriones humanos.

La iniciativa ciudadana europea a favor del embrión humano tuvo el mérito de hacer visible la humanidad del no nacido ante las instituciones de la UE. Ahora, el reto es volver a poner en el centro del debate público europeo los principios y valores que permitan proteger “la vida humana en todas sus dimensiones”. Para ese debate de ideas, el manifiesto explica que no es la modernidad lo que les preocupa, sino sus desviaciones: “Nuestros adversarios no son la libertad, la razón y la ciencia, sino el despotismo, los desbordamientos irracionales del afecto y la ignorancia”. 

  • ACEPRENSA. 26.FEB.2019

Carta de Jesús en Navidad

Como sabrás, nos acercamos nuevamente a la fecha de mi cumpleaños.

Todos los años se hace una gran fiesta en mi honor y creo que en este año sucederá lo mismo. En estos días la gente hace muchas compras, hay anuncios en la radio, en la televisión. En todas partes no se habla de otra cosa, sino de lo poco que falta para que llegue ese día.

La verdad, es agradable saber que al menos un día del año algunas personas piensan un poco en mí. Como tú sabes, hace muchos años empezaron a festejar mi cumpleaños. Al principio no parecían comprender y agradecer lo mucho que hice por ellos, pero hoy en día muy pocos son conscientes de para qué lo celebran. La gente se reúne y se divierte mucho, pero no sabe de qué se trata.

Recuerdo el año pasado, al llegar el día de mi cumpleaños hicieron una gran fiesta en mi honor. Había cosas muy deliciosas en la mesa, todo estaba decorado y recuerdo también que había muchos regalos; pero, ¿sabes una cosa?, ni siquiera me invitaron. Yo era el invitado de honor y ni siquiera se acordaron de invitarme. Ni siquiera se molestaron en bendecir la mesa. La fiesta era para mí y cuando llegó el gran día me dejaron afuera, me cerraron la puerta…, y yo quería compartir ese momento con ellos.

La verdad, no me sorprendí. Porque en los últimos años todos me cierran la puerta. Y, como no me invitaron, se me ocurrió entrar sin hacer ruido. Entré y me quedé en el rincón. Estaban todos bebiendo, había algunos ebrios contando chistes, carcajeándose. Lo estaban pasando en grande. Para colmo, llegó un viejo gordo vestido de rojo, de barba blanca y gritando ¡Ho-Ho-Ho-Ho! Parecía que había bebido de más. Se dejó caer pesadamente en un sillón y todos los niños corrieron hacia él diciendo: “¡Santa Claus, Santa Claus!” “Papá Noël, Papá Noël!” ¡Como si la fiesta fuese en su honor!

Llegaron las doce de la noche y todos comenzaron a abrazarse; yo extendí mis brazos esperando que alguien me abrazara y …. ¿sabes? Nadie me abrazó…

De repente todos empezaron a repartirse los regalos, uno a uno los fueron abriendo, hasta que se abrieron todos. Me acerqué para ver si de casualidad había alguno para mí.

¿Qué sentirías si el día de tu cumpleaños se hicieran regalos unos a otros y a ti no te regalaran nada? Comprendí entonces que yo sobraba en esa fiesta, salí sin hacer ruido, cerré la puerta y me retiré.

Cada año que pasa es peor, la gente sólo se acuerda de la cena, de los regalos y de las fiestas, y de mí nadie se acuerda. Quisiera que esta Navidad me permitieras entrar en tu vida, siquiera que reconocieras que hace casi dos mil años que vine a este mundo para dar mi vida por ti en la cruz y de esta forma poder salvarte. Hoy sólo quiero que tú creas esto con todo tu corazón.

Voy a contarte algo, he pensado que como muchos no me invitaron a su fiesta, voy a hacer la mía propia, una fiesta grandiosa como la que jamás nadie se imaginó, una fiesta espectacular.

Todavía estoy haciendo los últimos arreglos, por lo que este año estoy enviando varias invitaciones y es este día, hay una invitación para ti. Sólo quiero que me digas si quieres asistir, te reservaré un lugar, y escribiré tu nombre con letras de oro en mi gran libro de invitados. En esta fiesta sólo habrá invitados con previa reserva, y se tendrán que quedar afuera aquellos que no contesten mi invitación.

Prepárate porque cuando todo esté listo, daré la gran fiesta. Hasta pronto. Te espero… en Navidad, en la Eucaristía, en el pesebre, en la oración y en el bien que hagas en favor de los demás.

JESÚS DE NAZARETH

 

Nota: Si crees en mí, comparte este mensaje con las personas que más quieras, pero antes de Navidad, para que sepan el significado de esos días como ahora tú y yo lo conocemos.

Ver transcripción sonora pinchandoAQUí

 

¡Nunca se puede legitimar la muerte de un inocente! (01/11)

Argentina le dijo al mundo ¡sí a la vida! ¡salvemos las 2 vidas! ¡toda vida vale!

(Publicado el 11 ago. 2018)

Ver vídeo pinchando:  AQUÍ


dolor Curabitur sit Donec quis Aliquam at libero venenatis