El acuerdo provisional entre la Santa Sede y el gobierno chino, firmado el 22 de septiembre en Pekín, sobre el nombramiento de obispos, llega tras un largo y tortuoso diálogo. Pero “no es el final de un proceso –ha precisado el portavoz vaticano, Greg Burke–. ¡Es el principio!”.