Gobierno y educación

Jesús Ortiz López

El Tribunal Constitucional ha sentenciado a favor del recurso de los padres del colegio Torrevelo de Cantabria contra la retirada del concierto, por tratarse de un colegio con educación diferenciada. Una batalla de la APA que dura desde el 2009. El alto Tribunal concluye que los centros privados de educación diferenciada pueden acceder “al sistema de financiación pública en condiciones de igualdad con el resto de centros educativos”, al considerar que este modelo educativo no causa discriminación y “es respetuoso con la Constitución”.

Gobierno contra la igualdad de centros educativos (I)

Es la segunda vez que el TC sentencia en este sentido y admite la libertad de los padres para elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos. En el mismo sentido se han pronunciado otros tribunales autonómicos, como el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. En estos casos ha sido el PSOE con sus aliados quienes han suprimido esa opción de los padres y de los colegios. El contencioso ha durado años y se supone que ahora la Administración pública –quizá con otro Gobierno autonómico- tendrá que restituir el grave perjuicio a causado a las familias.

Fobia ideológica

Pero no se trata sólo de una cuestión económica sino ideológica porque el PSOE y la izquierda política y cultural son alérgicos a la libertad de enseñanza, a la escuela concertada, a la educación diferenciada, a la enseñanza de la religión, etc. Porque sencillamente no creen en la libertad, aunque la proclamen con gran énfasis y oculten sus fobias bajo el paraguas bonito de la igualdad.

Cada vez que los socialistas se hacen con el poder peligra la liberad educación. Y ahora con el Gobierno de Pedro Sánchez vuelve a las andadas, sostenido por los populistas de Podemos y los independentistas. Todos ellos son enemigos de la libertad de los padres para elegir la educación de sus hijos con igualdad para todos. Los socialistas no creen en la libertad por su estatalismo, y los independentistas tampoco porque buscan adoctrinar a los jóvenes con una ideología y una historia falseadas, como hacen los separatistas catalanes y los vascos desde hace años.

Patinazo de la Ministra de Educación

Las declaraciones recientes de la Ministra de Educación, Isabel Oráa, han levantado a los colectivos de la enseñanza, empezando por las asociaciones de padres, los sindicatos libres, las patronales como la CECE, la Concapa, o las Escuelas Católicas. Y lo hace ahora cuando muchos tienen la guardia bajada por el descanso veraniego. Dijo que la concertada «puede estar o no estar» en el sistema educativo. Más claro, el agua, pues si lo dijo voluntariamente manifiesta querer acabar con la escuela concertada; pero si se le escapó casi es peor porque su subconsciente la traicionó desvelando sus propósitos maquillados con bonitas palabras. Sólo logrará engañar a los incautos, pero las familias implicadas no lo son porque saben lo mucho que les cuesta defender su libertad teórica y práctica de elegir escuela, sin que suponga un recargo desproporcionado. Todos conocemos los esfuerzos de miles de familias para llevar a sus hijos a escuelas concertadas, privándose de bienestar, de coche nuevo, de vacaciones costosas, o de mayor nivel de vida, como el que gastan los políticos en cuanto conquistan el poder. Basta ver cómo visten, qué restaurantes frecuentan, y qué chalets se gastan.

Jesús Ortiz López. Religión Confidencial

0 Responses to “Gobierno y educación”


Comments are currently closed.