Cardenal Cipriani: Contraponer Francisco a Benedicto es un objetivo diabólico

La ‘Amoris Laetitia’ no modifica la doctrina, en cambio nos pone responsabilidades para que no seamos unos burócratas

Sobre quienes quieren contraponer Francisco a Benedicto XVI, el cardenal Juan Luis Cipriani, arzobispo de Lima es muy categórico: “Esto lo digo con mucha claridad: el demonio tiene objetivos, busca dividir. Son excusas, pero el demonio disfrazado de mil teorías está quitando la paz y la serenidad en el espíritu. Hay que estar atentos, no seamos tontos, pero las cosas no se deben ventilar en los medios de comunicación”.

Lo indica el cardenal Cipriani en una entrevista recién publicada por el medio italiano ‘Vatican Insider’,  en la que el periodista Andrés Beltramo le interroga además sobre la exhortación apostólica Amoris Laetitia dedicada a la familia. El purpurado perteneciente al Opus Dei señala que la Amoris Laetitia “es una espiritualidad extraordinaria para la familia, pero todo el mundo se ha concentrado en querer ver: ‘aquí el Papa está en contra de los sacramentos’”. Y reitera: “No es así. En mi arquidiócesis no existe ningún problema. Lo que sí está haciendo el Papa es ponernos responsabilidades a los obispos para que dejemos de ser burócratas y a los sacerdotes, para que dejemos de ser confesores inútiles”.

El obispo peruano añade que el Papa precisa: “El discernimiento de algunas situaciones no está en manos de estructuras, está en manos de usted, sacerdote u obispo. Claro, no parece lógico que un sacerdote vaya a cambiar los sacramentos del matrimonio y la eucaristía. Nos está poniendo una responsabilidad personal de la que daremos cuentas a Dios. Dicho esto, el Catecismo está donde está, la Familiaris Consortio y la Amoris Laetitia también. ¡Qué ganas de generar problemas! Con todo respeto a la teología, es clara la intención del Papa de acercarse mucho más al pecador, pero también es clara su voluntad de no modificar –para nada– la disciplina de los sacramentos. Quien va por ahí, va buscando pleitos”.

Y sobre las dudas manifestadas sobre Amoris Laetitia por cuatro cardenales al Papa, señaló que “haberlas publicado no me parece correcto, realmente no. Creo que cualquiera puede manifestar con gran franqueza lo que quiera, pero saltar a la prensa ya es otra cosa. Me parece que se equivocaron, aunque se trata de gente buena”.

El cardenal concluye la entrevista, señalando que el Papa “está manifestando casi una mística en su pontificado, con su prédica está volviendo a poner a la persona centrada en Cristo, más en primer lugar”. Dando un mensaje misionero que “nos lleva a dejar nuestras comodidades y a salir al encuentro de quienes lo están pasando más mal. No como ideología, sino para tomarse en serio, darse del todo”. Y que este enamoramiento de Cristo “rompe con un mundo zambullido en los placeres y el secularismo, pero hay que atreverse y no tener miedo. Ese mensaje del Papa perdurará”.

(ZENIT – Roma, 27 Jul. 2017).-